fbpx

AMAR EL CUERPO

Todo está conectado, tu cuerpo está conectado con tus emociones y con tus pensamientos. No se puede separar una cosa de la otra. Si te fijas, todos los pensamientos que tenemos producen unas determinadas emociones. Y es literalmente imposible que una emoción no produzca una cascada de reacciones químicas en el cuerpo, así que lo cojas por donde lo cojas, el cuerpo, la mente y las emociones están unidos. Y aquí habría que sumarle el componente energético y toda la información del campo y de todo con lo que entramos en contacto, lo que a su vez también nos influye.

Somos como una moneda de muchas caras, que si la miras por un lado ves una parte, pero por el otro lado está todo lo demás que también forma parte de la moneda aunque no lo veas. Así que cualquier síntoma que aparece en el cuerpo está conectado con una emoción, con algo que estás sintiendo y que quizás no te has dado cuenta pero que es real para ti.

Durante años me he dedicado al estudio de la relación entre el cuerpo y las emociones a través de la biodescodificación, y es increíble lo perfectos que somos, lo bien hechos que estamos…  Y en este tiempo he llegado a algunas conclusiones que quiero compartir contigo porque podemos usar el cuerpo y los mensajes del cuerpo como crecimiento personal, como guía de por dónde debemos ir y para entender qué nos está pasando a un nivel más profundo.

El cuerpo nos manda todas las señales. Si escuchamos bien y nos dejamos llevar por él, nos marca el camino. Por ejemplo, en las relaciones, si soltamos la idea de lo que “debe ser” o el juicio de lo que está bien y de lo que está mal y prestamos atención a las sensaciones, el cuerpo nos va a decir claramente si estamos a gusto, si nos queremos ir, si estamos tranquilas, si nos sentimos en peligro, si es que “sí”o es que “no”, si nos nutre o nos pone a la defensiva… Te invito a escuchar a tu cuerpo honestamente, yo me pongo la mano en el corazón, cierro los ojos y mi cuerpo sabe en un segundo.

¿Qué pasa? Que vamos tan acelerados que no nos paramos a escuchar, porque escuchar requiere un momento de pausa para conectar con nosotras, requiere estar presente y a veces no lo hacemos porque directamente no queremos sentir eso que sentimos y nos pasamos de largo, hacemos la vista gorda porque a veces es muy incómodo escuchar al cuerpo…. y es humanamente comprensible y legítimo que lo hagamos, pero lo que debemos saber es que la emoción no va a desaparecer solo por no mirarla. Al revés, se hace más grande, y una vez más, el cuerpo (que solo quiere nuestro bien) nos lo muestra en forma de síntoma que no podamos evitar mirar.

Los síntomas físicos requieren que nos ocupemos de nosotras, a nivel físico y son una invitación también para que podamos ocuparnos de lo que nos pasa a nivel emocional. A veces, el cuerpo nos invita a bajar el ritmo por ejemplo cuando nos constipamos, a veces nos para para que estemos más en contacto con nosotras como cuando nos lesionamos o nos quedamos clavadas, a veces nos obliga a hacer las cosas diferentes como cuando tenemos algún síntoma en las manos o en los brazos, o a veces con las enfermedades graves nos obliga a hacer reflexiones existenciales, a desarrollar recursos que necesitamos y a subir de nivel. Y en esto la vida es incontestable.

El cuerpo habla el lenguaje del inconsciente y te muestra siempre de una forma muy clara dónde está lo que necesitas ver o entender en este momento. Si te interesa este tema puedes encontrar en internet diccionarios de síntomas y emociones para tener alguna pista de por dónde van los tiros y hay expertos que te pueden acompañar a ver cúal es el mensaje que te está mandando tu cuerpo con esta expresión, pero en realidad, todo está dentro de ti y si escuchas bien, haces momentos de silencio y te preguntas qué te está pasando y cómo te estás sintiendo, seguramente tu misma vas a encontrar muchas respuestas, porque de lo que estoy segura es de que todo es perfecto y que si aparece algo es porque ahora es el momento preciso para mirarlo y tomar acción.

Te dejo aquí el enlace de www.biodiana.com, una página sobre biodescodificación y psicosomática que creé hace un tiempo y que ahora hace mucho que no actualizo, pero allí hay mucha información interesante sobre este tema por si te interesa!

Tu cuerpo es tu aliado, es un maestro que te guía y que cuando coges un camino que no te pertenece o que no te conviene, te llama la atención para que lo veas, para que te mires, para que te tengas en cuenta, y para que decidas lo mejor para ti, porque el cuerpo siempre, siempre, siempre quiere lo mejor para ti y es la vida misma que te está hablando a través de tu cuerpo.

Una mujer empoderada se conoce, aprende a escuchar las señales de su cuerpo, entiende la sabiduría que se está expresando en todas y cada una de sus células, sabe que su cuerpo es perfecto incluso cuando enferma y se respeta profundamente cuando siente lo que sea que sienta el cuerpo. Esto también es la autoestima, aprender a manejarnos con todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición, y el cuerpo es una de las mejores herramientas que tenemos para conectar con nosotras mismas y aprender a amarnos.

Muchas mujeres vivimos bastante desconectadas del cuerpo o prestando atención sólo a la parte del cuerpo que se ve, o a la incomodidad que sentimos cuando algo no va bien o no nos gusta y nos terminamos peleando con él. Si es tu caso, intenta prestarle más atención, pregúntale, atiéndelo, siéntelo, permítete conectar con él desde un lugar nuevo y ábrete a recibir un montón de información sobre ti.

Para conectar con él desde lo más profundo te propongo un ejercicio muy sencillo: pregúntale a diario: ¿Cómo estás cuerpo? Mira a ver que te dice tu cuerpo hoy… y escríbelo, intenta describir lo que te cuenta en cada momento, porque ahí seguro que hay claves muy valiosas para liderar tu vida.