fbpx

ARQUETIPOS FEMENINOS PARA CULTIVAR TU AUTOESTIMA

¿Qué son los arquetipos femeninos?

No he encontrado una definición que me guste para explicar qué son los arquetipos en este caso aplicados a la psique femenina. Así que voy a intentar definirlo con mis palabras y voy a poner muchos ejemplos para que tu alma lo comprenda. Además te voy a dejar una lista para que puedas ir sintiendo los arquetipos con los que te identificas y sobretodo herramientas para que puedas aplicar los arquetipos femeninos a tu vida y mejorar tu autoestima, que es el propósito de este artículo.

El término arquetipo tiene sus orígenes en la Grecia Antigua. “Arjé” significa fuente o origen y “tipo” significa modelo. Así que en conjunto arquetipo significa “modelo original”.

Para entender cómo funciona la psique femenina hemos visto que hay algunos arquetipos que reúnen un conjunto de características que se repiten y que conforman, formas de ser que podemos tomar como modelo las mujeres para vivir.

Por ejemplo, todas tenemos una idea de lo que significa el arquetipo “Madre” y las características que nos parecen maternales que seguramente tienen que ver con el cuidado, la entrega, la nutrición… Independientemente de la cultura o de la época, son características que en general asociamos a la maternidad. Es evidente que no todas madres son iguales, pero el arquetipo de lo que entendemos por madre lo tenemos grabado en el inconsciente y es más, no tenemos porqué ser madres para tener activo este arquetipo en nuestra vida. 

Jung decía que estos arquetipos están instalados en el inconsciente colectivo y que son universales, eso significa que en diferentes culturas y contextos las características de estos “personajes” son similares, que los arquetipos no son individuales sino que son construcciones mentales que compartimos como seres humanos.

Todas somos maravillosamente diferentes y todas tenemos diferentes partes o facetas que se activan en diferentes momentos o ámbitos de nuestra vida. Puede ser que en una etapa de nuestra vida nos identifiquemos más con alguno de los arquetipos femeninos. Así hay mujeres que viven desde la Madre, otras desde la Niña, otras desde la Jefa o desde la Intelectual, otras viven desde la Seductora o desde la Artista o la Guerrera… y todo esto son arquetipos, son formas de expresarnos y son patrones emocionales y de conducta que determinan nuestra personalidad. 

Así pues los arquetipos son diferentes personajes o conceptos con los que nos identificamos en un momento determinado de nuestra vida y que condicionan nuestra forma de estar en el mundo, de vivir la vida y de procesar internamente lo que nos ocurre. 

 

¿Cómo funcionan los arquetipos femeninos?

  • Podemos identificarnos mucho con uno de ellos o con una combinación de 2 o 3… en realidad todas tenemos un poco de cada uno, por lo que es muy interesante ver con qué arquetipos nos identificamos en cada momento y en qué grado con cada uno de ellos.
  • En diferentes situaciones o momentos vitales puede que se activen diferentes arquetipos. Puede ser por ejemplo que en el trabajo se te active la Guerrera o la Jefa y con tu pareja la Niña o la Madre o la Reina… 
  • También puede pasar que nos quedemos clavadas en un arquetipo y que no nos permitamos evolucionar… Como digo, es normal que vayamos cambiando de arquetipos y a veces podemos tener dificultades para incorporar los nuevos roles que se nos requieren y nos quedamos bloqueadas. Por ejemplo hay mujeres que han sido madres que se han quedado atrapadas en este rol y les cuesta poder expresar otras partes de ellas mismas que también son, como la Amante o la Amiga…
  • Son energías que podemos convocar en determinados momentos en función de lo que necesitemos. Por ejemplo si hace mucho tiempo que no tengo pareja y quiero abrirme a conocer a alguien puedo convocar la energía de la Amante, que me ayude a desarrollar mi parte más sensual y seductora

 

Sí, me gusta hablar de los arquetipos como algo energético que reúne unas características que percibimos y que conocemos desde el fondo de nuestro inconsciente y por lo tanto podemos tomar o soltar esa energía porque no es lo que somos en esencia.

 

Lista de arquetipos femeninos 

Te dejo aquí una lista de arquetipos a modo de inspiración con algunos de los arquetipos más comunes y luego te explico cómo puedes usarlos para cultivar tu autoestima. Si quieres, puedes hacer una primera lectura y dejarte sentir si hay alguno con el que te identificas más en este momento de tu vida.

  • Amante / Afrodita
  • Doncella / Niña
  • Sabia / Maestra
  • Sanadora / Ayudadora
  • Aprendiz
  • Reina
  • Madre
  • Cazadora / Artemisa
  • Mística
  • Diosa
  • Guerrera
  • Atenea 
  • Inocente / Ingenua
  • Amiga / Compañera
  • Rebelde / Revolucionaria  / Provocadora
  • Creadora / Inventora / Artista
  • Cuidadora / Protectora
  • Exploradora / Aventurera
  • Heroína
  • Loca / Bufona
  • Bruja / Chamana / Maga
  • Sirena
  • Jefa / Líder / Gobernante
  • Diva / Musa
  • Enigmática / Misteriosa
  • Coqueta / Seductora
  • Bohemia / Independiente / Espíritu libre
  • Señora / Dama
  • Ganadora / Triunfadora
  • Mediadora
  • Princesa
  • Matriarca
  • Salvadora
  • Víctima
  • Huérfana
  • Prostituta
  • Villana / Oscura
  • Jueza
  • Ermitaña / Solitaria
  • Ángel(a) (¿porqué no existe la palabra ángel en femenino?)

 

Hay muchos más arquetipos, esto son solo algunos ejemplos para inspirarte y para que vayas afinando tu percepción de ti misma. 

Es muy curioso porque a veces leemos una palabra y nos toca, nos llega, y otras en cambio no nos dicen nada. Por eso en algunos arquetipos he puesto varias palabras porque como tienen matices diferentes, puede que resuenen en ti uno y no otros y es muy interesante ver el que te impacta, el que cuando lo lees, tu corazón dice: “sí, es este”. 

Y a veces no nos sentimos especialmente orgullosas de ellos, pero reconocer que es así como somos, o que es este el rol que actuamos en algunas áreas de nuestra vida es realmente el primer paso. Un primer paso esencial y necesario para el autoconocimiento y el crecimiento personal.

 

¿Cómo nos ayuda el trabajo con los arquetipos a cultivar la autoestima?

Sobre todo en 2 sentidos:

  1. Autoconocimiento: los arquetipos nos permiten contarnos verdad sobre ciertas partes de nosotras que nos son propias. Y en este sentido pueden pasar varias cosas:

Reconocer partes escondidas: puede ser que sean partes de nosotras que tenemos y escondidas y que ha llegado el momento de poner en valor y sacar a la luz. Poner palabras e imágenes a estas partes ayuda mucho a irlas nombrando y rescatando de este lugar invisible.

Reconocer nuestra sombra: aquellas partes de nosotras que no nos gustan de nosotras o que nos han enseñado que no son deseables y que hemos escondido, que no solemos mostrar o que hemos negado por mucho tiempo. Reconocer que estos aspectos también forman parte de nosotras es un movimiento muy sano, porque solo cuando aceptamos nuestra parte más oscura, podemos cambiar y mejorar (si es lo que quieres). A menudo poner nombre a esta parte y darle un lugar es muy sanador.

Explorar en qué momentos aparecen los diferentes arquetipos es muy interesante. A veces me imagino nuestro mundo interno como un baile con infinidad de personajes, que a veces salen y van teniendo sus momentos estelares. Darme cuenta de los arquetipos que se me activan en diferentes situaciones me da muchísimas pistas sobre mí misma y puedo ocuparme mucho mejor de mí y de todo lo que me pasa.

2. Convocar arquetipos que necesitamos: es darnos el permiso para invitar a ciertas partes de nosotras a que tomen un poco más de espacio, a incorporar energías que nos atraen pero que quizás no solemos manejar y también podemos invocar alguna energía para que esté presente en nuestra vida si creemos que nos puede beneficiar. En este sentido, podemos:

Convocar un arquetipo en déficit para compensar un exceso en otro sentido. Por ejemplo para una mujer muy responsable y con un exceso de trabajo o de cargas familiares puede ser muy útil convocar a un arquetipo que le aporte ligereza, inocencia o disfrute, incluso un poquito de locura y despreocupación…

 Cultivar un arquetipo que necesitamos para algo concreto. Por ejemplo a una mujer que está estudiando unas oposiciones con 35 años puede que le resulte útil convocar el arquetipo de la Aprendiz o de la Estudiante de nuevo, o el de la Guerrera que no pierde de vista su objetivo y está dispuesta a hacer lo que haga falta para conseguir sus objetivos. 

Explorar energías que vemos en otras mujeres pero que por lo que sea nos resultan desconocidas o no nos hemos dado el permiso para desarrollar esta parte en nosotras. Por ejemplo, para una mujer muy masculina que ha tenido modelos femeninos muy masculinos, en algún momento de su vida puede que quiera explorar su lado más femenino activando el arquetipo de Afrodita, o la Coqueta o la Diosa… 

O para una mujer que se acaba de separar puede que le resulte útil activar el arquetipo de la Reina para recuperar la soberanía propia y tomar buenas decisiones en su vida para cuidar de ella misma y protegerse, o el de Artemisa o la mujer independiente que siente su fortaleza interna y que se siente completa en sí misma…

 

Propuesta para cultivar tu autoestima a través de los arquetipos femeninos

Supongo que a estas alturas ya ves el potencial que tienen los arquetipos para desatar tu poder personal. De alguna forma a través del trabajo con los arquetipos podemos honrar todas las que somos y esto tiene todo que ver con la autoestima. Y también abrimos la puerta a ser lo que sintamos que nos pueda venir bien, expandiendo así nuestro repertorio y sin quedarnos limitadas por algo que no nos permita expresar todo nuestro potencial. Así que te animo mucho a incorporar esta visión a tu vida.

Te dejo aquí un ejercicio en varios pasos para que puedas aplicar los arquetipos femeninos a tu vida y cultivar tu autoestima. 

  1. Elige el ARQUETIPO ACTUAL con el que quieres trabajar. ¿Cuál es el arquetipo con el que te sientes más identificada ahora mismo? ¿Desde qué arquetipo sientes que estás operando en este momento de tu vida? 
  2. Elige el ARQUETIPO QUE QUIERES CONVOCAR a tu vida en este momento. ¿Qué arquetipo te vendría bien incorporar? ¿Hay algún arquetipo que te ayudaría a compensar algún exceso? ¿Hay algún arquetipo que te apetece explorar? Déjate guiar por tu intuición. Elige el arquetipo en el que quieres profundizar para que te acompañe por un tiempo.
  3. Busca imágenes de otras mujeres que representen estos arquetipos para ti. ¿Qué mujeres están expresando tu arquetipo actual? ¿Qué mujeres encarnan el arquetipo de la energía que quieres traer más a tu vida? Si te apetece puedes hacer un collage de cada una de ellas con las imágenes que encuentres, con las características que las conforman… Con la energía que trae cada uno de los arquetipos.
  4. Investiga cómo funcionan estos 2 arquetipos, como si fueras una detective privada o una escritora:
      • ¿Qué la define?
      • ¿Qué la caracteriza?
      • ¿Qué tiene?
      • ¿Cómo se comporta?
      • ¿Cuál es su historia?
      • ¿Qué la hace ser cómo es?
      • Investiga todo lo que encuentres sobre cada uno de estos arquetipos y toma nota de todo lo que te resulte significativo.

5. Honra tu ARQUETIPO ACTUAL siéndolo con toda la conciencia, mostrándolo cuando lo necesites y poniendo en valor esta que también eres. Y si es un arquetipo menos amable, entiende qué función ha cumplido en tu vida y agradécele todo lo que te ha aportado. Míralo con amor y no te escondas, permítete ser así, sin vergüenza, aprovechando esta ocasión para aceptar esta parte de ti.

6. Convoca al ARQUETIPO QUE QUIERES INVITAR, así mismo: “Convoco al arquetipo de… para que me ayude en… o para que me ayude a… “

7. Juega a actuar como si fueras este arquetipo… imítalo, muévete como se mueve este arquetipo, usa palabras que usaría este arquetipo, cambia algo sencillo que te haga sentirte más cómo este arquetipo y deja que la energía de este arquetipo te vaya tomando y vaya ocupando más espacio en tu vida.

8. Observa cómo te sientes, qué resultados obtienes y empieza a reconocer que esta energía en realidad te es propia, te pertenece y puedes activarla siempre que la necesites.

 

Puedes trabajar con estos arquetipos el tiempo que te haga falta. Cuando sientas que ya es suficiente o que ya deja de tener sentido o porque ya los tienes integrados o porque ya no forman parte de tu día a día, puedes elegir trabajar con otros y hacer el mismo recorrido: primero elegirlos desde la intuición, luego investigarlos en profundidad y luego permitir que esta energía vaya estando cada vez más presente en tu vida.

Pues hasta aquí este artículo + propuesta. Si tienes cualquier duda o quieres compartir tus reflexiones o los arquetipos que has elegido, estaré encantada de leerte en los comentarios. 😉

Y si quieres recibir inspiración y otros artículos como este en tu buzón cada domingo, apúntate a la LoveLetter. Ya somos más de 600 mujeres cultivando nuestra autoestima juntas semana a semana y si te apetece eres muy bienvenida a sumarte a esta aventura de aprender a quererte más a ti misma.