fbpx

AUTOESTIMA Y CICLO MENSTRUAL

Las mujeres somos cíclicas y nuestra autoestima también

Nuestro nivel de autoestima no es estable. 

La autoestima es la relación que tenemos con nosotras mismas y hay muchos factores que pueden condicionar esta relación de forma que varía y oscila a lo largo del tiempo. Por eso hay veces que nos sentimos muy cómplices con nosotras mismas y muy a gusto en nuestra piel y otras veces no somos capaces de mirarnos con amor y podemos llegar a ser muy críticas y machacarnos. Así, cambia nuestra capacidad de autocuidado, la varia capacidad de mirarnos con compasión y de aceptarnos profundamente, no siempre tenemos la posibilidad de ver nuestras luces y reconocer nuestras sombras… y uno de los factores que influye en nuestra autoestima es el ciclo menstrual y todo el sistema hormonal, que ya sabes que es un sistema importantísimo para nosotras.

Ser mujer es un viaje apasionante y si hay algo que tenemos claro es que no es lineal. Nosotras respondemos más a una naturaleza cíclica y cambiante.

Entender cómo funcionamos es autoconocimiento esencial femenino. Saber cómo funciona tu cuerpo en cada fase, cómo te sueles sentir, aprender qué sensaciones tienes en cada fase y qué emociones sientes es algo que deberíamos aprender en el colegio y si no lo aprendimos, vamos tarde. Porque para amarnos necesitamos conocernos y contarnos verdad sobre lo que ocurre en nuestros cuerpos y en nuestras emociones. Tu cuerpo te pertenece, es el vehículo que has elegido para vivir la vida y tener este conocimiento propio además de ser responsable, es inteligente porque nos da mucho poder. 

Quizás por esto no ha interesado que supiéramos mucho y hemos tenido que escuchar cosas como que las mujeres somos complicadas, que no hay quien nos entienda, que somos inestables o demasiado sensibles, o demasiado intensas…

En fin, que ya es el tiempo de poner en valor todo lo que todas gestionamos internamente a diario y que podamos mirar con orgullo la naturaleza que somos y se expresa a través de nosotras. Ya es momento de maravillarnos como cuando miramos un gusano que se convierte en una mariposa y vuela… Así de cambiantes e increíbles somos cada una de nosotras.

 

Es muy importante que nos conozcamos.

Si a veces hasta nosotras nos desorientamos con tanto cambio, para alguien que no está en nuestra piel, es todavía más complicado leernos y acompañarnos. Por eso es tan importante que nos conozcamos. Primero por nosotras, para amarnos más profundamente, y luego también para comunicar de una forma más clara qué queremos y qué necesitamos en cada momento. Que podamos decir: “Perdona, pero es que hoy esto no me apetece” o “No es un buen momento para mí tener esta conversación ahora porque no tengo claridad para explicarte como me siento” o “Hoy me iría muy bien que me abrazaras sin preguntarme nada más” o “Hoy no me entiendo ni yo. Estoy triste pero no sé porque. Solo necesito estar un tiempo sola” o “Sé que ahora no lo estoy viendo de forma objetiva, pero no puedo evitar sentirme así”  Y a la vez cuando nos damos permiso a nosotras mismas para estar como estamos en cada momento, ayudamos al otro/a a ubicarse un poco.

Somos cambiantes como la naturaleza lo es. Cambiamos como todo lo que está vivo. Es normal, es sano, es femenino… Cambia nuestro estado de ánimo, cambia nuestra mente, cambia nuestro cuerpo y por supuesto cambia nuestra autoestima. 

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de escribir sobre este tema porque llevo observando mi ciclo desde hace ya más de 10 años y trabajando con la autoestima desde hace más de 5. Y me parece interesantísimo estudiar la relación que hay entre el ciclo menstrual y la autoestima, porque lo que tengo claro es que cambia en función de la fase del ciclo en la que estamos y vamos a intentar poner un poco más de luz sobre este tema.

 

Por qué es importante observar nuestro nivel de autoestima en las distintas fases:

  • La autoestima no es algo fijo. Hay días y momentos en los que resulta más fácil querernos, amarnos y aceptarnos y hay otros días en los que no es tan fácil, estamos más críticas, más exigentes, más negativas. Creo que todas hemos sentido a tope nuestra autoestima en algunos momentos y la hemos visto flaquear en otros
  • Muchas mujeres piensan que si les pasa eso es que no tienen una buena autoestima, cuando en realidad esto es totalmente normal. Es algo que pertenece a la naturaleza femenina y hay patrones que se repiten si observamos nuestro ciclo.
  • Saber que esto es así hace que no nos obsesionemos, que no pensemos que hay algo malo en nosotras, que no nos machaquemos por no ser o por no estar como pensamos que sería mejor, o que no lo estamos haciendo bien, o que estamos locas.

 

Esto que te voy a contar no es ninguna verdad universal y menos para ti

Antes que nada quiero hacer un aviso importantísimo: Todo lo que voy a contar aquí no tiene por qué ser verdad para ti. Vamos a dejar de generalizar. Vamos a empezar a valorar las diferencias entre nosotras. Vamos a dejar de sentirnos mal por no encajar en normas que no saben nada de nosotras. Solo escribo esto con la intención de que podamos observar cómo cambia la relación que tenemos con nosotras mismas a lo largo del ciclo. Quiero compartir lo que yo he observado, y te digo desde ya que no considero que esto sea una verdad que se pueda aplicar a todas las mujeres. Solo es un punto de partida. Algo que si quieres puedes investigar y explorar por ti misma. Y a partir de aquí, encontrar tu propia verdad, que al final de esto se trata. Ya basta de que nos marquen desde fuera cómo tenemos que ser y qué es lo que tiene que pasarnos. ¿Sí? ¡Pues vamos allá!

 

No es el objetivo de este artículo explicar bien lo que ocurre en cada fase, que sería interesantísimo pero mucho más extenso. Ahora me voy a centrar solo en lo que se refiere a cómo está nuestra autoestima en cada una de las fases.

 

AUTOESTIMA DURANTE LA MENSTRUACIÓN

El ciclo menstrual empieza el día 1, que es el día en el que recibimos la sangre, dura entre 3 y 5/6 días dependiendo de cómo es el ciclo en cada mujer.

Esta fase tiene la energía del invierno y de la luna nueva, es un momento para recogerse, para ir para dentro, para bajar el ritmo si podemos y para conectar con nuestro ser más profundo… 

Físicamente a veces no tenemos la cabeza para pensar demasiado, puede que estemos distraídas o despistadas porque estamos más en el cuerpo, en el sentir…

Y normalmente necesitamos descansar más, estar en silencio y permitir que el cuerpo haga todo el trabajo de dejar ir, de limpieza sin exigirnos demasiado.

Yo a menudo en esta fase me siento con pocas ganas de vida social, con necesidad de pasar tiempo sola, en casa, no me apetece exponerme a estímulos potentes o fuertes y me siento mucho más conectada conmigo misma. 

Dicen que en algunas culturas se consultaba a las mujeres durante esta fase porque estamos muy conectadas con nuestra sabiduría, así que los gobernantes iban a pedir consejo a las mujeres que se reunían para menstruar juntas. ¿igual que ahora, no?

 

Para cultivar la autoestima en esta fase:

  • Respeta el ritmo interno y las necesidades del cuerpo porque es una expresión de autocuidado y durante esta fase podemos practicarlo a tope.
  • Aprovecha que durante esta fase es más fácil estar para una misma, porque de forma natural el foco ya va a estar más hacia dentro, hacia nosotras. Cualquier actividad que implique introspección es muy bienvenida.
  • Como estamos conectadas con nuestra esencia, durante la menstruación podemos conectar con una autoestima muy profunda, como con un amor de abuelita que te quiere incondicionalmente, sin adornos, sin complicaciones. Amor puro.
  • Escúchate, atentas a tu sueños y a los mensajes que te llegan desde tu intuición. Es momento para discernir entre lo que sí y lo que no, y de aprovechar tu sabiduría interna para tomar decisiones.
  • Es la energía ideal para escribir y reflexionar sobre cosas profundas, para preguntarte a ti misma por dónde ir y confiar mucho en tu voz interior durante esta fase. Mírate cómo si fueras una anciana sabia a la que vas a pedir consejo.

 

Durante esta fase, ojo con:

  • Estar tan desconectadas de nosotras mismas como para no parar a escuchar lo que necesitamos y intentar seguir con las actividades “normales” de nuestro día a día.
  • La necesidad de ser productivas y estar enfocadas en el hacer, hacer, hacer. Tenemos mucha presión en este sentido, como si no nos pudiéramos permitir parar y descansar, como si fuera un signo de debilidad… y el tema es que si no paramos un poquito le ponemos las cosas más difíciles al cuerpo para que haga su trabajo.
  • Estar hacia fuera. En la sociedad en la que vivimos la introspección y la necesitad de estar hacia dentro no están muy bien vistas. Yo en esta fase tengo que ir con cuidado de no ceder a las demandas de mi entorno. Es un buen momento para recordarnos que nosotras somos las primeras y que cuando hayamos descansado y recargado nuestras pilas, podemos estar por lo que nos pidan desde fuera.
  • El dolor. La menstruación no debe doler. Si duele es una señal del cuerpo de que hay algo que no va bien, así que es una pista maravillosa para el autocuidado.

 

AUTOESTIMA EN LA FASE PREOVULATORIA

Después de la menstruación entramos poco a poco en una de las fases del ciclo en las que estamos más activas, la fase preovulatoria que suele ir del día 6/7 al 13/14. 

Se correspondería con la energía de la luna creciente y de la primavera, donde todo crece y florece con fuerza. Nosotras también podemos sentir en el cuerpo ese aumento de la energía, tenemos más claridad mental, sentimos que podemos con todo, estamos más prácticas, más resolutivas… 

Es un momento en el que nos sentimos más independientes, necesitamos menos a los otros y la sensación es que puedes contar contigo misma y que tú sola, puedes!

Es una fase de acción, de concretar, de materializar. Es quizás la fase en la que conectamos más con la energía masculina que todas tenemos: claridad, visión, dirección, foco, concentración y acción… 

 

Para cultivar la autoestima en esta fase:

  • Aprovecha para conectar con tu sí interno: lo que sí va bien, lo que sí quieres…y crea la visión de lo que quieres aprovechando esta claridad mental.
  • Báñate en esta sensación de confianza que se respira, recuérdate en esta fase lo mucho que vales, tus talentos, tu valor… es un buen momento para valorarte y reconocer tus virtudes.
  • Pasa a la acción y demuéstrate a ti misma que eres capaz de hacer lo que te propones, de luchar por lo que quieres y de dar pasos en la dirección que tú decides, tienes la energía disponible para eso.
  • También es un buen momento para empezar o reforzar rutinas de autocuidado que tienen que ver con el movimiento y la alimentación. Aprovecha esta energía más explosiva para ponerla a tu favor.

 

Durante esta fase ojo con:

  • El exceso de confianza que nos hace ponernos objetivos demasiado elevados, porque no durante todo el ciclo vamos a poder mantener este nivel de energía y luego nos podemos frustrar porque no conseguimos todo lo que nos hemos propuesto.
  • Planificar demasiado o comprometernos con ciertas cosas. Porque seguramente estás sobrevalorando lo que puedes llegar a hacer. Y si planificas, porque es el momento para ello, hazlo contando que tu nivel de energía va a bajar en unos días.
  • Agotarnos. A veces tenemos tanta energía que corremos el riesgo de calcular mal nuestras fuerzas y cansarnos más de la cuenta.

 

AUTOESTIMA EN LA OVULACIÓN

Entre los días 14-15-16 del ciclo aparece la ovulación, y es una fase corta en la que tu cuerpo está enfocado en ovular y eso es que el óvulo esté a punto y llegue a las trompas para que pueda ser fecundado. 

Normalmente en esta fase estamos magnéticas, seductoras, más sensuales… Es la energía del verano y se nota porque estamos brillantes, fértiles, abundantes, expansivas y cuidadoras. En este momento nos cuesta menos hacernos cargo de las necesidades de los otros y la mirada va un poquito más hacia fuera. También es un momento de corazón abierto y es la energía de la apertura y del amor incondicional. 

Estamos sensibles y abiertas, con ganas de relacionarnos y de jugar.

Se corresponde con la energía de la luna llena, estamos pletóricas, intensas y empieza a subir el nivel de emocionalidad.

 

Para cultivar la autoestima en esta fase:

  • Conecta con tu cuerpo, ¿qué te está pidiendo el cuerpo?¿qué te apetece? ¿qué te gusta?¿qué quieres?
  • Explora la conexión contigo misma en la dimensión sexual, atenta a tus deseos, a lo que te da placer, a lo que anhela tu corazón…
  • Cuando sientas el corazón abierto y mucho amor hacia los demás, practica cómo dirigir todo este amor que sientes también hacia ti misma. La ventaja es que cuando el corazón está abierto, todo este amor está disponible y recuerda que cuanto más amor das, más tienes para ti.
  • Blinda en tu agenda un tiempo solo para ti, comparte contigo misma esta energía tan bonita que estás moviendo. Si no te dedicas tiempo en esta fase, puedes echarte de menos.

 

Durante esta etapa ojo con:

  • Perdernos hacia fuera en este amor y en este cuidado que a veces nos hace perdernos de vista y no nos tenemos en cuenta. Que siempre haya un poco de mirada hacia dentro.
  • La energía de la madre que a veces abarca más de lo que nos corresponde y luego nos cuesta retirar la presencia.
  • Pensar que este es el mejor estado, tu mejor versión y con la exigencia de estar siempre así porque no es real. Aprovecha la energía porque no siempre va a ser así.
  • De hecho yo he observado en mi que justo después de la ovulación tengo un día muy triste… y me he pillado algunas veces diciéndome “pero bueno, si estoy ovulando, debería estar cantando de alegría” Y no, a veces no es así. Así que ojo con las proyecciones y las exigencias de estar siempre “perfectas”.

 

AUTOESTIMA EN LA FASE PREMENSTRUAL

Después del verano llega el otoño y con el otoño soltamos todo lo que no es, todo lo que no nos sirve… Puede que sea una fase más nostálgica, más de dejar ir y de desapego… Y es que salir del verano cuesta, vamos hacia la oscuridad, y a nivel interno, se hacen más presentes nuestras sombras, las cosas que con el frenesí de la ovulación no habíamos mirado (pero que estaban allí)

Para mí esta es una de las fases más creativas y más potentes. Es cierto que en la fase premenstrual veo TODO lo que NO funciona, todo lo que no me gusta y todo lo que no quiero, pero esa misma visión de la realidad me permite:

  • Aceptar lo que es (que es algo que tiene mucho que ver con la autoestima)
  • Poner límites ante lo que no quiero, no me gusta, no me sienta bien (intentando no cortar muchas cabezas por el camino)
  • Crear lo nuevo, pasar a la acción, aprovechar esta energía de lo que NO, para crear lo que SÍ.
  • Empoderarme porque cuando aprendo a cabalgar mis caballos más salvajes siento mucha fuerza en mi interior. Es como poner los caballos a trabajar para ti, a tirar de tu carro, a ir con fuerza hacia donde siente tu instinto y eso te hace sentir muy poderosa. 
  • Muchas mujeres en esta fase se sienten inseguras y es verdad que no es agradable ver lo que no va bien, pero es de listas tomar buena nota, no machacarse mucho y esperar actuar a que podamos hacerlo con otra energía. Porque por suerte la rueda va a seguir girando y después del otoño viene el invierno y después la primavera y el verano… 

Y visto así, somos tan perfectas… A mí, saber que después de la inseguridad más profunda voy a poder conectar con mi sabiduría cuando llegue la sangre y que luego voy a poder tomar mejores decisiones para mi vida y ponerlas en marcha cuando recupere mi energía me da una sensación de paz… que me permite sostener cualquier incomodidad que sienta en esta fase porque sé por experiencia, que esto pasará y que seguramente en unos días voy a ver esto diferente.

 

Durante esta fase ojo con:

  • El ciclo de: insatisfacción/incomodidad, que me generan expresiones de rabia o de ira, de las que luego me siento culpable y entro en pensamientos o conductas autodestructivas. 
  • Pensar que las cosas son como las ves en esta fase. No estás siendo objetiva, y de la misma forma que no todo es luz y purpurina en la ovulación, aquí no es todo oscuridad… A mí me ayuda mucho tomar conciencia de que seguramente no estoy viendo las cosas de forma objetiva.
  • Luchar contra tus emociones y querer que las cosas sean diferentes. En esta fase tienes una oportunidad de oro para practicar cómo es esto de acompañarte y sostenerte a ti misma incondicionalmente, pase lo que pase. Puede que lleguen emociones intensas y se trata de no luchar contra ellas, de estar presente y esperar a que pase la tormenta, porque pasará seguro.

 

Las mujeres que estáis en la menopausia, seguramente estáis identificadas con esta fase de una forma mucho más continua. A nivel de etapas de la mujer, el momento en el que nos viene la primera regla se corresponde con la etapa premenstrual, la maternidad con la ovulación y la menopausia con la etapa premenstrual. Y cuando pase el climaterio poco a poco te vas a ir conectando con las características de la etapa de la menstruación, pero sin sangre, con esta sabiduría y calma de la mujer mayor, que ya no se altera tanto por todo este sistema hormonal.

 

Hay 2 actitudes que a mí me ayudan mucho a surfear estos cambios y oscilaciones:

  • Conciencia: ser consciente de que voy a experimentar estos cambios hace que no dé por bueno lo que siento en un momento dado. O mejor dicho: lo doy por bueno, pero solo aquí y ahora y siempre hay una parte de mí que sabe, que quizás en unos días puedo ver las cosas un poco diferentes. Y dejo pasar los días, me lo tomo con calma, no me precipito…
  • Autoestima de base: es un mínimo de autoestima que mantengo siempre, incondicionalmente, pase lo que pase y esté como esté. Algo que hace que pueda acogerme a mí misma, hablarme y tratarme con respeto y darme cuenta cuando no lo hago, con amabilidad. Algo interno que me dice: “ok, cariño, ahora no estás a tope, pero no pasa nada, está bien así, tienes derecho a estar como estés, a pensar esto de ti…“

 

PROPUESTA PARA CULTIVAR TU AUTOESTIMA A TRAVÉS DEL CICLO MENSTRUAL

Lo más importante de este artículo es que te inspire a mirar cómo es todo esto en ti, cómo varía tu autoestima a lo largo de cada ciclo y encontrar tus propios patrones, tu propio criterio, que aprendas a manejarte con lo que te pasa a ti… 

Y para eso hay una herramienta maravillosa que es el Diagrama lunar o el Registro menstrual, que es un esquema que normalmente tiene una estructura redonda en el que puedes poner en relación cada día de tu ciclo con las observaciones que haces de tu estado físico, emocional, mental, espiritual… 

La propuesta que te lanzo es un reto y sólo te llevará 1 minuto al día: preguntarte cada día antes de acostarte durante todo un ciclo: ¿Cómo está mi autoestima hoy? 

 

Para responder te propongo que registres a diario:

  • una palabra de cómo me siento
  • un número del 0 al 10 que indique tu nivel de autoestima
  • una palabra de cómo está tu autoestima hoy
  • y pintarlo de un color

Por ejemplo: 

  • Día 7 del ciclo: me siento a tope, nivel 7, mi autoestima está fuerte, color amarillo claro
  • Dia 15 del ciclo: me siento triste, nivel 9, mi autoestima está sólida, color rosa/rojo/naranja
  • Día 26 del ciclo: me siento cansada, nivel 4, mi autoestima está desdibujada, color lila

Ya ves que una cosa es como estás tu y otra cómo está tu autoestima y también es muy interesante ver qué palabras aparecen y cómo podemos ir enriqueciendo nuestro vocabulario emocional con este ejercicio para ir afinando bien cómo nos sentimos y cómo nombramos los diferentes estados por los que pasamos nosotras y nuestra autoestima.

 

Si lo haces vas a conseguir:

  • Poner el foco en ti y en tu autoestima. Y ya sabes que a lo que le ponemos atención, ¡crece!
  • Tener información fiable de cómo es esto en ti, en tu caso particular. ¡Porque tú lo vales!
  • Conocerte más a ti misma para poder acompañarte mejor.
  • Hacer algo por ti y una rutina de noche que te va a sentar muy bien

Se trata de parar antes de irte a dormir un momento a preguntarte: “¿Cómo estás cariño? ¿Cómo te ha ido el día?” Exactamente como lo harías con alguien a quien quieres y te interesa mucho escuchar su respuesta y sus sensaciones. Y lo escuchas con el corazón abierto, sin juicio, con curiosidad y con un interés genuino.

¿Qué te parece?

 

Y ahora, escribiendo este artículo, la investigadora que llevo dentro ha pensado: “Woooow, pues podría ser muy chulo estudiar cómo es esto en nosotras juntando muchas vivencias de muchas mujeres distintas para ver si esto que yo he observado es general o si resulta que todas somos maravillosamente distintas”. 

 

Así que si quieres compartir tus números, palabras y colores conmigo, eres muy bienvenida. Puedes mandarme un mail a hola@theloveway.com. Y así vamos cocreando entre todas este conocimiento que nos ayude a crecer y a experimentarnos con toda nuestra riqueza interna. 

 

Te dejo aquí un DIAGRAMA LUNAR para que puedas imprimirlo y empezar este diario de tu autoestima cíclica cuanto antes. Verás que en el diagrama están también las 4 fases de la luna porque te puede resultar interesante ver cómo está la luna y observar si también afecta a tu autoestima. 

 

Si nunca has hecho un registro menstrual te doy algunas indicaciones: 

  • El día 1 es cuando te viene la regla. El día que te venga, mira cómo está la luna en algún calendario lunar y busca ese símbolo en tu diagrama. Por ejemplo, imagina que te viene la regla un par de días antes de la luna llena. Busca el símbolo de la luna llena en tu diagrama (que es el círculo en blanco), y sitúa un par de espacios más a la derecha tu día 1.
  • Verás que hay varios espacios que puedes usar para registrar tus números, tus palabras, tus colores… esto tú misma, hazlo cómo lo sientas. Yo lo único que te recomendaría es que en la parte de fuera pongas día 1 y la fecha, y así cada día.
  • A veces a mí me resulta útil también poner fuera las cosas de fuera que te puedan influir, como por ejemplo: “discusión con mi pareja”, “susto con el coche”, “reconocimiento público”, “lluvia”, “conversación sobre tema x”… porque no sólo cuentan las hormonas, las cosas que nos pasan también tienen un impacto.
  • Y si no tienes la regla puedes hacerlo igualmente para explorar cómo es tu energía y tu autoestima ahora y poniendo el foco en cómo te afecta la luna. Puedes empezar el registro cuando quieras y poner tus observaciones en el día que se corresponda con la fase de la luna en la que estamos. 

Pues hasta aquí este artículo + propuesta. Si tienes cualquier duda o quieres compartir tus reflexiones o las observaciones de cómo es todo esto en tu cuerpo, estaré encantada de leerte en los comentarios. 😉

Y si quieres recibir inspiración y otros artículos como este en tu buzón cada domingo, apúntate a la LoveLetter. Ya somos más de 600 mujeres cultivando nuestra autoestima juntas semana a semana y si te apetece eres muy bienvenida a sumarte a esta aventura de aprender a quererte más a ti misma.